LA FALSEDAD Y LA HIPOCRESÍA DE LA EXTREMA IZQUIERDA


motos-ardiendo-en-barcelona-durante-la-amifestacion-de-los-antisistema-okupas-del-banco-expropiado

La izquierda en general, y la extrema izquierda en particular, se arrogan a sí mismas una pretendida superioridad moral que, si rascamos un poco, es racionalmente insostenible. Son los amos de la propaganda, eso sí hay que reconocerlo, y hacen bandera de la defensa de la libertad, solidaridad, defensa del trabajador, justicia social… causas aparentemente buenas o justas y que cualquier persona con buenos sentimientos apoyaría pero que, en realidad, no se ajustan a lo que históricamente han hecho las izquierdas. Dicho de otro modo: no es el amor ni la bondad lo que ha movido a socialistas, anarquistas< o comunistas, sino el odio. Su labor no ha sido creadora sino destructora. El comunismo ha jugado en la historia un papel clave en la demolición de la civilización occidental, esto es, cristiana, y unos 100 millones de muertos dan fe de la barbarie roja.

En el caso que nos ocupa, España, la extrema izquierda actual, representada por Podemos y sus satélites, continúa con la labor disolvente. Se acabaron, por fortuna, los tiempos de muertes a granel, pero continúan las coacciones, las presiones, agresiones, intimidaciones, disturbios… Tan pronto asaltan una capilla como ponen un barrio o una ciudad patas arriba, como Gamonal (Burgos, 2014), Madrid en las llamadas «marchas de la dignidad» o Barcelona con el famoso desalojo de la casa okupa de Can Vies.

En los recientes disturbios del barrio madrileño de Lavapiés, cómo no, también han metido el hocico, tratando de obtener rédito político de la muerte de un mantero por un infarto. Los disturbios, bastante graves, acabaron con varios policías heridos, mobiliario urbano destrozado, entidades bancarias destrozadas, coches de vecinos seriamente dañados (¿no son obreros a los que hay que defender?), saqueos y seis detenidos, ¡todos españoles! Juzguen ustedes mismos cómo es posible que en una revuelta de inmigrantes arresten a seis españoles. En el colmo de la desfachatez, Ramón Espinar, secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, ha culpado de los disturbios a la extrema derecha. ¿Se puede tener la cara más dura? Ahora se sabe que el mantero no fue perseguido por la policía, sino auxiliado, pues tenía un defecto cardíaco y cayó desplomado en plena calle. Pero corrió el bulo de que murió tras una persecución policial y la cosa acabó como acabó, con hordas de inmigrantes y los agitadores autóctonos provocando el caos en el barrio de Lavapiés. Enhorabuena, ¡sois todos unos genios!

También hemos tenido conocimiento de otros actos heroicos llevados a cabo por extremistas de izquierda los últimos días. En la capital, algunas familias esperaban a las puertas del Hogar Social Madrid cuando fueron atacadas a pedradas, con un resultado de dos heridos, uno con un fuerte golpe en la cabeza. No es que hayan atacado a miembros del Hogar Social, no, sino a la gente a la que estos ayudan. En fin. Ocho indeseables han sido detenidos por tan heroica acción. Pero si de épica se trata debemos desplazarnos a Barcelona. Resulta que algunos vecinos de la calle Japón, en el barrio de Prosperidad, no están del todo conformes con la apertura de una mezquita. El sábado, un grupo de elegantes jóvenes del Casal de Joves de Prosperitat, de esos que no gastan mucho en agua y jabón, se pasearon por la calle Japón en bicicleta gritando sus clásicos eslóganes e increpando a los vecinos, hasta el punto de que uno de ellos agredió a una mujer que llevaba a su hija en brazos. ¿Pero qué clase de escombro humano hace algo así? Sólo alguien movido por el odio, un cobarde y un miserable. El individuo en cuestión, ya identificado, es un simpatizante de la CUP y del SEPC, el sindicato de estudiantes satélite de la formación, y tiene una cara de tonto que no puede con ella. Estos izquierdistas tan pronto organizan una huelga feminista como pegan a mujeres con sus hijas en brazos.

No, no es que la violencia con motivaciones políticas sea patrimonio exclusivo de la izquierda, ni es nada nuevo. La ha habido siempre, en todos lados y en todas las épocas, y lamentablemente siempre existirá. Pero que anarquistas y comunistas quieran vendernos justicia, libertad, pacifismo, tolerancia o respeto resulta de una hipocresía y de un cinismo sin igual. Ambos, comunistas y anarquistas, han practicado el terrorismo, el asesinato en masa y/o la tortura desde su surgimiento. Como para dar lecciones de ética y creerse moralmente superiores, vamos. Izquierda no es sinónimo de libertad, sino de tiranía. No es sinónimo de paz, sino de terror. No es sinónimo de verdad, sino de manipulación, de mentira. No es sinónimo de buena lid, sino de agitación. El odio es lo que les mueve, fundamentalmente al cristianismo, y por eso en 1936 estalló la guerra civil, la única guerra que ha perdido el comunismo, por cierto; porque sí, a eso podemos reducir, en esencia, la guerra civil: la resistencia de la España todavía católica a la barbarie, al comunismo. Por eso la extrema izquierda (comunistas y anarquistas) es antiespañola, y ahí siguen, con su labor disolvente, hasta que de los pilares de occidente no queden ni los restos.

Lo Rondinaire

CATALÀ

LA FALSEDAT I LA HIPOCRESIA DE L’EXTREMA ESQUERRA

L’esquerra en general, i l’extrema esquerra en particular, s’atorguen a si mateixes una pretesa superioritat moral que, si rasquem una mica, és racionalment insostenible. Són els amos de la propaganda, això sí cal reconèixer-ho, i fan bandera de la defensa de la llibertat, solidaritat, defensa del treballador, justícia social… causes aparentment bones o justes i que qualsevol persona amb bons sentiments recolzaria però que, en realitat, no s’ajusten al que històricament han fet les esquerres. Dit d’una altra manera: no és l’amor ni la bondat el que ha mogut a socialistes, anarquistes o comunistes, sinó l’odi. La seva tasca no ha estat creadora sinó destructora. El comunisme ha jugat a la història un paper clau en la demolició de la civilització occidental, això és, cristiana, i uns 100 milions de morts donen fe de la barbàrie roja.

En el cas que ens ocupa, Espanya, l’extrema esquerra actual, representada per Podemos i els seus satèl·lits, continua amb la tasca dissolvent. Es van acabar, per fortuna, els temps de morts a orri, però continuen les coaccions, les pressions, agressions, intimidacions, disturbis… Tan aviat assalten una capella com posen un barri o una ciutat cap per vall, com Gamonal (Burgos, 2014), Madrid en les anomenades «marxes de la dignitat» o Barcelona amb el famós desallotjament de la casa okupa de Can Vies.

En els recents disturbis del barri madrileny de Lavapiés, com no, també han ficat el musell, tractant d’obtenir rèdit polític de la mort d’un manter per un infart. Els disturbis, bastant greus, van acabar amb diversos policies ferits, mobiliari urbà destrossat, entitats bancàries destrossades, cotxes de veïns seriosament danyats (no són obrers als quals cal defensar?), saquejos i sis detinguts, tots espanyols! Jutgin vostès mateixos com és possible que en una revolta d’immigrants arrestin a sis espanyols. En el súmmum del cinisme, Ramón Espinar, secretari general de Podemos en la Comunitat de Madrid, ha culpat dels disturbis a l’extrema dreta. Es pot tenir la cara més dura? Ara se sap que el manter no va ser perseguit per la policia, sinó auxiliat, doncs tenia un defecte cardíac i va caure desplomat en ple carrer. Però va córrer el rumor fals que va morir després d’una persecució policial i la cosa va acabar com va acabar, amb hordes d’immigrants i els agitadors autòctons provocant el caos al barri de Lavapiés. Enhorabona, sou tots uns genis!

També hem tingut coneixement d’altres actes heroics duts a terme per extremistes d’esquerra els últims dies. A la capital, algunes famílies esperaven a les portes de l’Hogar Social Madrid quan els van llençar pedres amb un resultat de dos ferits, un amb un fort cop en el cap. No és que hagin atacat a membres de l’Hogar Social, no, sinó a la gent a la qual aquests ajuden. En fi. Vuit indesitjables han estat detinguts per tan heroica acció. Però si d’èpica es tracta hem de desplaçar-nos a Barcelona. Resulta que alguns veïns del carrer Japó, al barri de Prosperitat, no estan del tot conformes amb l’obertura d’una mesquita. El dissabte, un grup d’elegants joves del Casal de Joves de Prosperitat, d’aquests que no gasten molt en aigua i sabó, es van passejar pel carrer Japó amb bicicleta cridant els seus clàssics eslògans i increpant als veïns, fins al punt que un d’ells va agredir a una dona que portava a la seva filla en braços. Però quina classe d’ésser ruïnós fa una cosa així? Només algú mogut per l’odi, un covard i un miserable. L’individu en qüestió, ja identificat, és un simpatitzant de la CUP i del SEPC, el sindicat d’estudiants satèl·lit de la formació, i té una cara de babau que no pot amb ella. Aquests d’esquerres tan aviat organitzen una vaga feminista com peguen a dones amb les seves filles en braços.

No, no és que la violència amb motivacions polítiques sigui patrimoni exclusiu de l’esquerra, ni és res nou. L’ha hagut sempre, a tot arreu i en totes les èpoques, i lamentablement sempre existirà. Però que anarquistes i comunistes vulguin vendre’ns justícia, llibertat, pacifisme, tolerància o respecte resulta d’una hipocresia i d’un cinisme sense igual. Tots dos, comunistes i anarquistes, han practicat el terrorisme, l’assassinat en massa i/o la tortura des del seu sorgiment. Com per donar lliçons d’ètica i creure’s moralment superiors, en fi. Esquerra no és sinònim de llibertat, sinó de tirania. No és sinònim de pau, sinó de terror. No és sinònim de veritat, sinó de manipulació, de mentida. No és sinònim de combat noble, sinó d’agitació. L’odi és el que els mou, fonamentalment al cristianisme, i per això al 1936 va esclatar la guerra civil, l’única guerra que ha perdut el comunisme, per cert; perquè sí, a això podem reduir, en essència, la guerra civil: la resistència de l’Espanya encara catòlica a la barbàrie, al comunisme. Per això l’extrema esquerra (comunistes i anarquistes) és antiespanyola, i aquí segueixen, amb la seva labor dissolvent, fins que dels pilars d’occident no quedin ni les restes.

Lo Rondinaire

6 comments

  1. NO DEBEMOS DEMONIZAR LAS IDEOLOGÍAS:
    Es cierto que las izquierdas han cometido muchos crímenes.
    Pero tampoco las derechas se salvan de esto: los fascistas, pero, sobre todo, los nazis también cometieron crímenes.
    Pero no todos fueron criminales. Tal vez sólo de los nazis, si basan su política en el exterminio de grupos humanos, podemos decir que son criminales desde sus principios.
    Un líder estudiantil de los años 60 decía que no debemos considerar nuestros peores enemigos ni a los comunistas, ni a los fascistas, ni a ninguna otra ideología,
    Porque todas las ideologías son pensadas para resolver los problemas de la sociedad. Por lo tanto, tenemos un punto común. EL PEOR ENEMIGO -decía- son aquellos que sólo se preocupan por sus intereses personales, y que les da igual lo que le pase a la sociedad.
    Y EN ESTA SITUACIÓN ESTAMOS. No nos damos cuenta: por ejemplo, los españoles vamos camino a nuestra extinción, PERO A NADIE IMPORTA. Hace 40 años que NO IMPORTA.
    De hecho, es ridículo preocuparse por ello.
    También es ridículo preocuparse por los derechos de los españoles. TODOS nuestros dirigentes SON PERJUROS: juran una Constitución que creen que no deben respetar.
    Por ejemplo, no han de respetar el DERECHO A LA VIVIENDA. Quitaron los contratos de alquiler indefinidos en 1985 (Decreto Boyer) y dispararon la especulación de la vivienda. Algo nada bueno para recuperar nuestra natalidad y no extinguirnos. PERO LES DA IGUAL.
    Respecto a la “igualdad” y no discriminación por razón de sexo, SÓLO CONSIDERAN “LÍCITO” PEDIR LA IGUALDAD DE LAS MUJERES. Los hombres NO tienen derecho a ella. ¡ABSURDO!
    SÓLO los que comulgan con estos absurdos podemos estar en la sociedad, ser alguien. Hay que ser -por lo menos- indiferente con el perjurio y con la extinción del pueblo español. ¡NO HA DE IMPORTARNOS!
    Y TODOS los Partidos, y todos los intelectuales, los políticos, por supuesto, la “Justicia”, etc. han de pasar por esta prueba. Total, estamos EN EL FINAL DE NUESTRA CIVILIZACIÓN.
    Y EN ESTO COMULGAN TODOS, no sólo las izquierdas.
    Y se ha tenido que poner censura por todo, sobre todo en los centros de poder: administración, enseñanza, Justicia, etc.
    Y esta censura ha hecho que los jóvenes de “izquierda” sean muy ignorantes.
    Pero TODOS hemos estado de acuerdo con la censura, con la privación de conocimientos.
    Quienes lo han estudiado dicen que las Civilizaciones caen por suicidio.
    Seguro que es porque destruyen sus conocimientos, los censuran, no los transmiten a las nuevas generaciones, que así son políticamente ANALFABETAS. Sean de izquierdas o de derechas.
    Más info: EdipRei@suport.org. http://edipais.wordpress.com

  2. Pues que queréis que diga…no me ha gustado nada el artículo,y no me ha gustado por el mismo motivo que no me gusta el 80% de lo que leo hace años sobre el tema,se hace el juego dialéctico a los nacionalismos,desde una filosofía social,de izquierdas o de derechas,lo mismo me da,no se pueden defender postulados nacionalistas,el nacionalismo es un invento de las,por denominarlas de algún modo,clases extractivas para confrontar a los movimientos de izquierdas,el nacionalismo solo puede defenderse desde el nazismo,es algo que esta en las antípodas de la izquierda,el que se defina como izquierdista y nacionalista,que se lo haga mirar,lleva un serio cacao mental.
    Al igual que los denominados “antifascistas”.A ver,tonto de baba,antifascista es CUALQUIERA que tenga unos mínimos planteamientos democráticos,y tu,de demócrata,poco tienes.
    Igual desde postulados de derecha,nada mas contrario al liberalismo sociál y económico que el nacionalismo.
    Dejo un enlace muy recomendable que explica de modo poético la génesis de ERC
    http://nacionalismodeandarporcasa.blogspot.com.es/2017/11/carta-de-un-mursianu-de-la-cnt-gabriel.html

        1. Me niego a intentar razonar con alguien que responde criticando al nacionalismo a un artículo que no habla de nacionalismo, y que además escribe el verbo haber sin hache. Y comprensión lleva acento.
          Venga, que le vaya bien.

  3. Esto sí lo conozco, siempre respondo para abreviar porque sería inútil para mí hablar o escribir a los lideres Garzón que parece que se crió en una selva de comunistas y del Pablo Iglesias que es leninista, según Federico, que fue el más cruel de los comunistas,aunque creo que Stalin asesinó más millones de personas.Respondo “ Los comunistas no saben qué hacer con los más desfavorecidos, si lo sabía muy bien hacer,
    Santa Teresa de Calcuta que era Cristiana Católica y por ello sería de derechas “.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s