Los males de Cataluña y sus remedios (3): El narcisismo


 

liberation-cercas.png

Parte 1 – El mal del liberalismo

Parte 2 – El mal del inmanentismo

 

Parte 3 – El mal del narcisismo

Para los pueblos, el único remedio contra el mal del nacionalismo está en reconocer que hay una trascendencia sobre a la propia vida nacional que impide idolatrar a la nación. Ello, a modo de ejemplo, queda reflejado en una preciosa pastoral -prácticamente desconocida- del obispo Irurita en la que decía: “¡Cataluña! Tú te sientes mal, desasosegada, y piensas hallar remedio en un cambio de postura. Pero, ¿a qué lado te quieres cambiar? Vuélvete a tu Virgen; en sus brazos maternales hallarás a Jesús, que es tu única salvación. Arroja lejos de ti la impiedad, la corrupción de costumbres, la maldita blasfemia, el espíritu de discordia y otras plagas morales que se han entrado por tus puertas. No es eso la herencia que te legaron tus mayores. No es eso Cataluña. He aquí́ el mejor cambio de postura que te conviene. Todos los demás no te darán la salud; como a un enfermo de huesos dislocados de nada le servirán los cambios de postura en la cama, mientras los huesos no vuelvan a su lugar”[1].

Este “desasosiego” que denuncia el obispo mártir Irurita, está en relación con fenómenos psicosociales que se escapan de lecturas meramente políticas y superficiales. Coincide con la expresión que recogíamos arriba del Doctor Canals: ”El nacionalismo corre el riesgo de convertirse en una enfermedad mental colectiva“.

El Narcisista se caracteriza por su desproporcionado sentido de importancia, cree que es especial y todo el mundo le contempla, exige una admiración por parte de los demás igualmente desproporcionada y si no lo consigue es tomado como un agravio ofensivo.

MAS-VOLUNTAD

Recientemente se han editado unos escritos que debían haber sido recopilados en el tomo XII de las obras completas de Josep Pla, en 1969, pero que se quedaron en algún cajón por algún motivo. Ahora han sido rescatados y nos ofrecen una visión inédita que Pla tenía de esta Cataluña “rota” por una especie de crisis colectiva erradicada en su subconsciente colectivo. SEGUIR LEYENDO …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s