Cataluña parada y Rajoy se frota las manos. El “tancredismo” funciona


image

La consecuencia inmediata de aplazar la sesión de investidura es diáfana: se para el reloj, no corre ningún plazo. Ni para una segunda investidura, ni para la convocatoria automática de elecciones a los dos meses (caso de no entronizarse un president y un Govern). Ni para empezar a contar un año antes de una convocatoria voluntaria (no automática) a urnas.

Esa es la consecuencia técnico-parlamentaria. La consecuencia política consiste en que sigue rigiendo la intervención de la Generalitat por el Gobierno central, vía artículo 155 de la Constitución. Más que eso, se prolonga esa situación, porque solo concluirá cuando se haya constituido un Govern (legal) en Cataluña, según reza el mandato del Senado. De modo que en la práctica, Roger Torrent viene a prorrogar —veremos por cuánto tiempo— la traslación del mando del autogobierno catalán a Mariano Rajoy.

Rajoy sigue ejerciendo de Don Tancredo y casi siempre le sale bien. No ha hecho nada y ha conseguido colapsar al mundo independentista. Quedan días, semanas por delante y se frota las manos. De momento su gobierno es el que manda sobre Cataluña y esto va para largo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s