¿Adoctrinamiento durante el franquismo? Una editorial de Gerona editaba la mayoría de los textos y libros oficiales


El periodo comprendido por el régimen de Franco fue una autocracia como tantas de las que había en el resto del mundo entre 1939-1975. La mayoría de los Estados miembros de la ONU eran dictaduras, hasta la llamada “tercera ola de democratización” de los años 70 del siglo XX. Sin embargo autocracia o dictadura no quiere decir totalitarismo, como sí lo era el comunismo que sometía a la Europa oriental y otras partes del planeta. Los politólogos coinciden en que una de las diferencias clave entre autoritarismo y totalitarismo es la educación: las dictaduras exaltan el respeto a la figura de los jefes de Estado (como de hecho también se hace en las democracias) pero los totalitarismos pretenden justificarse mediante la imposición de una ideología oficial mesiánica. De ahí que el control de la educación es mucho más férreo en los totalitarismos, exigiéndose una única línea en los libros de textos, política llevaba al paroxismo con el Libro Rojo de Mao.

Sin embargo es paradójico como durante el franquismo no existió una única editorial en la educación y las recomendaciones del Ministerio no pasaban del convencionalismo sobre determinados valores sociales muy firmemente aceptados. La educación que se transmitía estaba asentada sobre bases científicas, e incluso avalada por la UNESCO desde los años 60. En este sentido entre la diversidad de textos y enciclopedias que los diversos claustros de profesores manejaban (con una libertad bastante mayor que la muy condicionada por las editoriales actuales, que además imponen la corrección sobre asuntos públicos científicamente discutibles y no unánimes en la opinión pública) destacaban las obras de una editorial de Gerona de resonancia muy catalana: Dalmau Carles Pla. Fue la editorial más recomendada durante los años del franquismo y millones de escolares de toda España se beneficiaron de los contenidos de la misma.

dalmau

Pero lo más significativo es que dicha editorial fue fundada en 1904 y sus textos son absolutamente idénticos hasta bien avanzados los años 80, en que con la jubilación de Joaquim Pla i Dalmau la editorial deja de estar activa. Estos libros estuvieron vigentes con independencia de los regímenes políticos en España, tanto durante el régimen constitucional de 1876, como durante la II República y el franquismo. Pasaban no solo entre hermanos, sino de padres a hijos e incluso a nietos. Triste paradoja con el disparate parlamentario, en el que con cada legislatura se cambian las leyes de educación y los libros de texto, con la consiguiente carga para las familias.

Otro hecho a mencionar es la gran labor que esta editorial de la inmortal ciudad de Gerona realizó con la difusión de los juegos de mesa educativos, editando en 1970 el llamado “primer war game español”, ambientado en nuestra Reconquista.

La Reconquista DALMAU (2).JPG

One comment

  1. Y mientras, los totalitaristas “de izquierdas”, venga a exagerar en contra del autoritarismo franquista para justificar su esquizofrenia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s