La transformación misteriosa del lazo amarillo de Lloret de Mar


Érase una vez un lazo amarillo. El sólo, uniforme, monolítico, sin diversidad. Se aburría mucho. Hasta que un día se puso a rezar Dios para que le enviara un compañero. Después de mucho rezar, el Señor le envió un amigo: el color rojo. Y así ambos juntos lucieron mucho más bellos y fueron felices. Chim-pun.

lloret de mar

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s