“Una semana viendo solo TV3”


1510405274_761069_1510405486_noticia_normal_recorte1.jpg

 

Imprescindible artículo/documental de Íñigo Domínguez para El Pais

 

Lo peor de pasar una semana viendo TV3, y sin entrar en las tertulias, es que todo es el tema catalán, claro, pero es una experiencia reveladora. En la actual batalla de puntos de vista tiene un papel central en Cataluña: la crisis política ha disparado su audiencia –un 40 % en octubre respecto al mes anterior– porque en un clima de desconfianza muchos catalanes se han replegado hacia ella. Uno de cada cuatro se informa con TV3. En octubre, Telenotícies Migdia, el informativo de mediodía, atrajo una media del 26,2 % de cuota de pantalla, seguido de La Sexta y Telecinco. Se entienden algunas cosas si se recuerda que el día 1 de octubre TVE empezó su telediario de las tres diciendo que el referéndum no se había celebrado y dio unas pocas imágenes de cargas policiales. Ahora bien, después de ver los informativos de TV3 esta semana se comprenderá fácilmente la situación si decimos que por momentos hasta hacen pasables los telediarios de TVE, que ya es decir. Todos los medios tienen sus enfoques y sus defectos, no hay nada más plural que eso, pero la diferencia es que TV3 es un servicio público. ¿Sus informativos son sesgados? Pues sí. Por cómo lo cuentan y por lo que callan. Y no es excusa alegar que otros también lo hacen. Con otra diferencia: los periodistas de TVE protestan constantemente por el contenido de sus informativos, empezando por la cobertura del 1-0. La masa independentista es acrítica con su televisión pública, porque divide entre amigos y enemigos: el grito “prensa española manipuladora” es habitual en las manifestaciones. TV3 no, es amiga.

Esta semana ha habido varios episodios llamativos. Todo se puede verificar en las webs de los programas. Por ejemplo, la huelga general convocada en Cataluña el miércoles por un sindicato que representa el 1,5 % de los trabajadores -dato que el Telenotícies nunca dio, solo dijo que era “minoritario”-. Titular del informativo de mediodía: “Movilidad imposible por la huelga”. En realidad la adhesión fue escasa, así lo dijeron las propias centrales mayoritarias, pero sobre esto TV3 apenas proporcionó datos –se habló de “seguimiento desigual”-, y solo aportó valoraciones políticas. El único dato, que en Mercabarna descendió un 80 % la venta de fruta y un 30 % la de pescado, pero eso no era por la huelga, sino por el bloqueo de carreteras. El Telenotícies dedicó más de media hora a una monótona sucesión de cada corte de tráfico, allá donde había un grupo que se sentaba en el suelo. Transmitía una idea de movilización total y masiva, cuando basta una pequeña fuerza de activistas organizada para cortar medio centenar de puntos viales clave. Al día siguiente se retrataba casi heroicamente al grupo que había aguantado 24 horas en Puigcerdà y al amanecer desbloqueaba la frontera. Se añadió un vídeo explicando cómo incluso los piquetes -casi nunca llamados así, sino “comités de defensa de la república”- fueron al día siguiente a limpiar los lugares donde habían estado. Todo muy civilizado. La mayoría de los que se veían en las imágenes eran universitarios y jóvenes, pero aparecían declaraciones de varios ancianos. Venía a probar que es toda la sociedad la que se mueve, no solo los chavales.

También ha sido significativo el tratamiento de la denuncia contra ocho profesores en La Seu d’Urgell por incitación al odio, por lo que habrían dicho en clase, ante hijos de agentes de la Guardia Civil, tras lo ocurrido el 1 de octubre. En TV3 se ha informado profusamente de ello, pero no había manera de enterarse de qué se les acusaba. Solo se hablaba de las muestras de apoyo y solidaridad ante lo que aparecía un evidente despropósito. En TVE lo contaron así el martes: “Declaran ocho profesores denunciados por decir a alumnos de nueve años que la Guardia Civil es mala y ha matado a una persona”. Que algo explica. Ese día TV3 acompañó la noticia de un reportaje con pedagogos y expertos que ilustraban lo normal que es hablar de temas de actualidad en clase. Una catedrática aludía al escándalo que producía hace años empezar a hablar de sexualidad “y decir que los niños no venían de París”.

Al margen del orden de prioridades y los matices, hay manipulaciones más burdas. El jueves se emitió otro reportaje curioso a raíz del arresto de 13 ultraderechistas en Valencia (minuto 24.55). El presentador lo introdujo así: “En el actual contexto político los grupos de extrema derecha se han hecho visibles y participan en muchas manifestaciones contra la independencia, estas manifestaciones a veces terminan en agresiones”. La ecuación de manifestación contra la independencia igual a extrema derecha y agresión es recurrente. En este vídeo se presentaron energúmenos y personajillos de grupos ultras mezcladas con imágenes de la movilización multitudinaria del 8 de octubre. Un joven identificado como “fotoperiodista experto en extrema derecha” advertía alarmado que estos grupúsculos se están uniendo “y quieren crear un frente nacional como en Francia”. Se mostraron como síntoma alarmante imágenes de una pelea el 12 de octubre en Plaza de Catalunya, que en realidad fue entre ultras de fútbol. El reportaje concluía sombrío: “Solo una pequeña parte de las agresiones llegan a los juzgados”.

Es una visión en la línea de un sketch del programa satírico Polònia emitido esa misma noche, que proponía, precisamente, una parodia del informativo de la cadena. “Conmoción en Barcelona: en una manifestación por la unidad de España ¡al final no ha habido ninguna agresión fascista!”, decía el presentador. Seguía el testimonio de una pareja que comentaba, asombrada, cómo se habían cruzado con un grupo de gente con la bandera de España ¡y no les habían pegado! El caso de Polònia es especialmente decepcionante, porque llevan muchos años riéndose de los políticos y han hecho cosas muy buenas, pero ya son muy parciales. En sus caricaturas los independentistas pueden ser liantes, listillos o atolondrados, pero tonto, tonto, casi ninguno. Son caricaturas amables, de simpáticos granujillas, se parodian sus rasgos de carácter. En cambio, en el Gobierno español, de Rajoy para abajo son todos tontos, ridículos, rancios e ignorantes. Y malvados: odian Cataluña. Todo ello se puede resumir en algo muy sutil que destila el programa: superioridad moral. Normal, viendo cómo les pintan. En una escena del jueves día 2 aparecían Rajoy, Sánchez y Rivera vestidos como cirujanos ante un cuerpo enfermo, Cataluña, para aplicarle quirúrgicamente el 155 y aquello acababa como una orgía sádica de sangre entre risotadas de placer.

Polònia, con el pretexto de la caricatura, exageración cómica de la realidad, también contribuye a conformar una realidad inventada con escasa relación con los hechos: el Gobierno español aparece como el hazmerreír del mundo mundial, cuando es Puigdemont quien ha recabado nulo crédito internacional, y este jueves Soraya Sáenz de Santamaría entraba en la Generalitat vestida de conquistadora de la época de los Reyes Católicos, seguida de Zoido con la bandera de España. La aplicación del 155, que con las elecciones se asemeja más bien a la transición de un gobierno en funciones, es presentada como una invasión. Es más, este gag ya estaba medio hecho antes de que se decidiera el 155, imaginando lo terrible que sería. Se emitió alguna imagen de adelanto antes de que se suspendiera el programa, el jueves día 2. Porque esto ha sido lo más notable. Soraya decía indignada en el último capítulo, dando por hecha una censura en Cataluña que no existe, que “TV3 debería plantearse cuáles son los límites del humor”. Pero es que en Polònia ya se lo han planteado ellos solos: no emitieron el programa del día 2, afectados por el encarcelamiento de medio Govern. Fue prueba de su falta de distancia, cuando un cómico no se casa con nadie, menos con el poder. Lo anunciaron con este mensaje: “Hoy no hay programa, no tenemos ganas de reír”. El director ejecutivo de Polonia, Toni Soler, añadió en un tuit: “No hay ganas de broma, nos vamos a las calles #Llibertatpresospolitics”. El descrédito es mayor porque el potencial cómico de Puigdemont y los suyos y sus decisiones en las últimas semanas es innegable. Pero con ese formidable material apenas les dan algún revés. Al contrario, Polònia terminó este jueves con un sentido homenaje al Govern y los Jordis, con música enternecedora de Simon & Garfunkel.

En la información económica, el contraste del Telenotícies con TVE es abismal. El lunes, especialmente, la cadena pública española dio hasta seis noticias sobre el impacto negativo de la crisis en la economía catalana, empezando por una que es fija, un parte diario: “Sigue creciendo el número de empresas que se van de Cataluña, ya son 2.152 ”. El viernes, 2.338. En TV3 jamás se habla de la fuga de empresas y ese lunes solo dieron una noticia: “La economía catalana se acelera un 3,5 %”.

Los silencios son abundantes. TVE tampoco es manca, naturalmente: el sábado, día 4, no dio nada de los comentarios de unos policías sobre Junqueras, llamándole “osito”. TV3 sí, y sin enfatizarlo, en el minuto 19.00. El Telenotícies del fin de semana es más equilibrado que el de lunes a viernes y, a veces, no es fácil intuir si un enfoque responde a mala fe o, simplemente, a parte del gran problema de comprensión de esta crisis: que desde Cataluña se ven las cosas de otra manera.

En TV3 el lunes se obvió una noticia relevante, que denota normalidad y no un estado de excepción: el ministro de Justicia, Rafael Catalá, afirmó que el 155 se acabará con las elecciones del 21-D. En la visita de los alcaldes a Puigdemont en Bruselas no se dijo que la Eurocámara les negó una sala. Pero al menos el viernes, minuto 23.36 del mediodía, por fin aclararon un pequeño malentendido: Amnistía Internacional desmentía que los Jordis y el resto de encarcelados sean presos de conciencia.

La retractación de Forcadell en el Supremo se quedó en los rótulos de portada en “un cambio de estrategia”, pero porque decidió responder a los fiscales, no porque asumiera la legalidad y renegara de la DUI, cosa que dos informativos de TV3 –el de las 21.00 del jueves y el de las 14.30 del viernes- solo dijeron en la locución de pasada. Al final se produjo ese divertido fenómeno de desmentir algo de lo que previamente no se ha informado: salió Joan Josep Nuet, el miembro de la mesa del Parlament de Catalunya Sí Que es Pot, a defender a sus colegas “de algunas críticas”: “No tolero que se les llame traidores”. ¿Pero por qué? El espectador de TV3, a quien no se le explicó claramente esa clave, no debía de entender nada.

En la burbuja de TV3 el mundo no solo está mirando asombrado a Cataluña y les apoya, es el Gobierno español el que se encuentra en entredicho. Esta semana han citado un artículo de The Times y han entrevistado a una eurodiputada eslovena, ambos críticos con Rajoy. También es curioso de ver cómo se esquivan las noticias inconvenientes. Esta semana, por ejemplo, el fracaso de la lista única independentista, que contradice la idea de un pueblo unido sin fisuras en un ideal común. Los informativos sobrevolaron sobre la incógnita y por fin el miércoles, cuando ya estuvo claro, se dejó caer como algo sobrentendido (minuto 36.15 al mediodía). Pero mereció más resalte –era el tercer titular de arranque- que el exdirigente de Unió Ramon Espadaler se pasaba al PSC. Es más, al día siguiente se incidió en las críticas de PP y Ciudadanos hacia ese fichaje. En cambio, sobre la lista única, no apareció ni una de las declaraciones críticas que se cruzaron entre los partidos independentistas.

Hay otros ejemplos graciosos de asuntos de los que no se habla para luego pasar directamente al desmentido. Es paradigmático el caso de la presunta relación del exalcalde de Barcelona del PDeCAT, Xavier Trias, con los Paradise Papers: era el cuarto titular del lunes, pero solo porque él lo desmentía rotundamente, en ningún momento se explicaba qué eran esos papeles y de qué se le acusaba.

Pero si hay algo que no existe en los informativos catalanes es España. Entre el bloque catalán y el de información internacional apenas meten una noticia sobre actualidad española, y esta semana casi todos los días ha sido sobre el mismo tema: Gürtel. España es Gürtel, a eso se ha reducido esta semana. Por otro lado, en la media hora fija para el monotema, la parte no independentista casi no existe, y en cambio es un goteo de noticias como esta: suspensión de un pesebre viviente en Linyola -2.650 vecinos- en solidaridad con los presos políticos (martes a mediodía, minuto 23.15). “No podemos hacerlo mientras haya en la cárcel personas inocentes”, declaraba una señora. Toda Cataluña sería una en el dolor. La idea es siempre la misma: el deseo de independencia es abrumador, total, y no lo que es en realidad, no mayoritario, según las últimas elecciones. En ese sentido las posturas contrarias son residuales. Ciudadanos, segundo partido de Cataluña, suele aparecer en el minuto 20 o más allá, con una declaración de Inés Arrimadas. El PSC, tercer partido, parecido. El día de la huelga, Arrimadas salió en el minuto 38.10, apretada con García Albiol en menos de un minuto. El resto del mundo, en el minuto 49. ANC y Òmnium, entidades privadas, tienen igual o más protagonismo que el resto de partidos no independentistas. Podemos y la CUP aparecen raramente. Y los partidos españoles ya ni existen.

No hay noticias de España, sea de sequía, violencia de género o el arresto de yihadistas, habiendo sufrido Barcelona un atentado hace tres meses. Por no salir, no sale ni en el mapa del tiempo, donde Cataluña aparece con Comunidad Valenciana, Baleares y el sur de Francia. Pero es que la política se come también en Cataluña otras informaciones sociales o de cualquier tipo, que no caben. Solo existe la lucha por la independencia. La buena fe, que sean ideas legítimas, parece legitimar todo. Los informativos, un programa satírico o un espacio infantil destilan un tono de causa común que se cree, o se quiere, hegemónica. Viendo esta tele, ante tal cúmulo de aparentes evidencias, uno se puede llegar a asombrar de que se pueda pensar otra cosa. Y eso solo en una semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s