“La supremacía ‘moral’ de la izquierda”, por JB


299934_215133045220196_100001705059832_544998_1916862723_n.jpg

 

En un inapreciable documento de trabajo de Antxón Sarasqueta, titulado El proyecto de la Izquierda para España, se sintetiza perfectamente la tesis que deseamos sostener en este artículo: “Desde hace más de 25 años la política española está dominada por una hegemonía de izquierdas. Intelectual y política. Esa hegemonía se concreta en un  privilegio: el país en su conjunto asume que la izquierda puede hacer cosas que al centro-derecha no le están permitidas”. Esta es una verdad contundente por simple y clara y cotidianamente experimentada.

izquierda1.jpgCuando empezaba a declinar el socialismo soviético, apareció un interesante libro titulado Hegemonía y estrategia socialista: hacia una radicalización de la democracia (1987), de Laclau y Mouffe, que sin lugar a dudas ocupó un lugar muy importante en el debate del socialismo español en pleno apogeo del felipismo. El libro propone muchas estrategias para alcanzar los objetivos del socialismo en Europa. Por ejemplo, se formula que nunca se hagan explícitos los objetivos, que no sean conocidos para el gran público al que van dirigidos; que nadie sepa muy bien qué está pasando, e incluso que todo parezca muy incongruente.

Literalmente, el texto dice: “Las reglas y los jugadores no llegan a ser jamás plenamente explícitos”. A esto, sigue la obra, “se llama hegemonía”. Cuando hablamos del supremacismo moral de la izquierda que ha reinado en España en casi 40 años, nos referimos a esta “hegemonía” y en el mismo sentido que utiliza el término Laclau. SEGUIR LEYENDO …

2 comentarios

  1. Sí.

    Es cierto de que presumen tener la “supremacía moral”

    Pero ¿que es eso?

    ¿Cómo se come?

    ¿Que les hace ser mejor que los demás?

    Nos están toreando con palabras vacías. Eso es todo.

    Y nosotros entramos al trapo.
    (cuanto más ideologizados, mejor; así no pensamos)

    Un político es el representante del que le vota.

    Punto.

    Si es un degenerado o un santo no es nuestro problema.

    Nuestros problemas empiezan y no acaban cuando permitimos que la política se convierta en una religión revelada.

    No.

    Nosotros ya tenemos muchas religiones para elegir.
    Mientras el reino de estas no sea de este mundo, cualquiera es buena.

    Es cuando permitimos que los políticos no hagan lo que tienen que hacer (representar con eficacia a sus electores) y se justifiquen con cuentos (marearnos con “ideologías” vacías) cuando la economía deja de funcionar, el país se llena de parados; de colonos musulmanes, de políticos corruptos; los servicios sociales dejan de funcionar…

    Así, la democracia nunca puede funcionar.

    Naturalmente, porque estos políticos no quieren la democracia, sino utilizar el sagrado nombre de “democracia” y el sistema abierto de la democracia y las libertades para dominarnos y robarnos.

    No entiendo su desvergüenza, ni su cinismo, ni que todos pasemos por el aro y les dejemos que se salgan con la suya.

    Se ve que cuanta más estudios tenemos, menos pensamos con la cabeza (y todavía menos con la billetera)

    ¡¡¡TONTOSSSSSSS!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s