“Cómo colaron el troyano de las ‘nacionalidades’ en la Constitución del 78”, por J.B.


Constitución_Española_de_1978.JPG

El separatismo no habría tenido excusa de salir del armario, si el Tribunal Constitucional no hubiera dejado podrir el tema del Estatuto de Autonomía pergeñado por el tripartito de Pascual Maragall. Y este no hubiera sido un asunto de Estado si el argumentario nacionalista no se fundamentara en una razón palmaria: por qué prohibir hablar de nacionalidad catalana en el Estatuto, si esta palabreja aparece en la Constitución del 78 en referencia a la composición territorial del Estado español. Ello nos demuestra que las palabras sí tienen consecuencias y, a veces, estas pueden ser tristemente inesperadas. Ciertas expresiones y ambigüedades del actual texto constitucional son como troyanos que esperan activarse en un momento dado, para bloquear la propia arquitectónica constitucional. Ahí va un brevísimo relato de cómo el independentismo se coló en la Constitución del 78 y sigue legitimado ahí.

Cuando se discutía el texto constitucional, la referencia a “España” y a los territorios que la integran (artículo 2º del texto constitucional) generó un debate entre las fuerzas políticas que implicaba directamente a los conceptos de nación, nacionalidad y región. La disputa giraba en torno a si debía hacerse referencia o no a la expresión “nacionalidad” referida a las regiones “históricas”. El misterio de por qué había que distinguir regiones “históricas” de las no histórica parece un misterio; como si Asturias o Extremadura se hubieran ausentado de la historia. Pero el enigma tiene fácil solución. Se consideraban regiones históricas o nacionalidades aquellas que en tiempos de la II república tenían un Estatuto de Autonomía (Cataluña, Euskalherría y Galicia). SEGUIR LEYENDO …

2 comentarios

  1. Yo no se lo que hicieron ni me importa.

    Lo que si sé es que gracias a estos necios tan bien pagados hoy tenemos 4 problemas que no teníamos en el 78:

    1. El independentismo
    2. La ruina económica de España.
    3. La corrupción galopante
    4. El ejército de políticos, funcionarios y falsos funcionarios que se han propuesto parasitar del trabajador español.

    Digo 4 problemas, pero para simplificar; que si no, no terminaba (colonización masiva musulmana, disminución de la población española, desaparición de 40 cajas de ahorros, hundimiento de la enseñanza, especulación gigantesca del suelo y burbuja del ladrillo, ruina de la Seguridad Social…)

    No, si esta basura de políticos bien que nos tomaron el pelo.

    ¿Para esta estafa necesitábamos “democracia”?

    (léase “partitocracia”)

    Para esta estafa, los políticos necesitaban “democracia”

  2. Atentos a lo que van a colar en la próxima reforma constitucional que anuncian. Además sin convocar elecciones generales previas ni someterla a referéndum.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s