Francisco Frutos: “Podemos ha sido el palanganero del independentismo en Cataluña”


Dice Paco Frutos (Calella, 1939), ex secretario general del Partido Comunista de España, que él siempre ha estado de actualidad, que escribe a menudo en su blog y en Facebook y que siempre dice «cosas interesantes» aunque no se le haga el caso que se le hace ahora, horas después de tomar el micro al final de la manifestación por la unidad de España del domingo en Barcelona para llamar botiflers (traidores) a aquellos que «han dividido a la clase trabajadora» en Cataluña con la coartada de la independencia.

 

Algo le pasa a la actual izquierda española cuando usted o Josep Borrell se convierten de nuevo en las voces de referencia.

La izquierda española tiene un gran problema, efectivamente. La izquierda socialdemócrata, que ha sido muchas veces socioliberal, tiene problemas muy graves pero Borrell sí ha sabido desmontar la mentira del «España nos roba». En mi caso está el Partido Comunista, que es un grupúsculo que no tiene ni idea de lo que ocurre ni en España ni en el mundo, que hace retórica a veces revolucionaria pero que en política sólo mantiene su tingladito y ya está. El PCE no existe políticamente e Izquierda Unidacasi tampoco porque ha sido subsumida desde que nació Podemos y perdió el culo por llegar a acuerdos con ellos.

¿Le ha decepcionado el papel de Podemos? 

Totalmente. Una izquierda seria y rigurosa de toda la vida no habría contribuido a que los independentistas se liaran la manta a la cabeza. El secesionismo se debería haber contenido desde la izquierda y sin embargo esta izquierda de Podem, de Ada Colau y de Domènech, se ha convertido en sus ayudantes, en sus palanganeros, mientras en Madrid están entre Pinto y Valdemoro. Podemos ha contribuido al crecimiento del independentismo y ahora resulta que Pablo Iglesias y Dante Fachín discrepan. A buenas horas, mangas verdes. Ya se podrían haber dado cuenta antes.

¿Usted no cree en esa tercera vía que se arroga Podemos y que dice que ni DUI ni 155?

En absoluto. Los días 6 y 7 de septiembre en el Parlament de Cataluña hubo un asalto a la democracia, a la libertad, a los derechos de los diputados y de quienes les votaron. Fue una fantochada grave y aquí ya se tenía que haber intervenido con el 155 o con cualquier otro mecanismo. Yo creo que el gobierno de Rajoy ha sido muy prudente frente a lo que dicen algunos. Yo ya sé cómo es el PP pero aquí hay otros responsables.

¿Por qué le ha costado siempre a la izquierda posicionarse contra los nacionalismos?

Hay un complejo de Edipo mal curado. La izquierda ha olvidado que en España hubo una primera y una segunda República, que España no es un concepto fascista, reaccionario y del PP, sino que España es una unidad humana, territorial, cultural, con lenguas diferentes, construida durante siglos, una unidad de los trabajadores. Yo defiendo esa España sin complejos pero ahora vienen unos que consideran que todo esto no sirve para nada y le regalan España a la derecha para mantenerse en algo tan caducado y con tan poco sentido como la defensa del derecho de autodeterminación de todos los pueblos, de las comunidades y hasta de los barrios. Lo de la izquierda catalana es una barbaridad.

¿Se puede ser independentista y de izquierdas?

Yo creo que no. Ser de izquierdas, ser comunista, significa hacer el máximo posible para la unidad de los trabajadores, de las clases populares, de los pueblos. Marx decía «proletarios del mundo, uníos» y no lo que dicen estos, que es «proletarios del mundo, dividíos y enfrentaos».

¿Entonces Gabriel Rufián, por ejemplo, no es de izquierdas?

Esquerra Republicana tiene más de nombre que de izquierda real. Rufián, a parte de cuatro gestos y frases de taberna, tiene poca cosa más.

¿Le molesta que ahora le llamen facha o le asocien a la derecha?

No me molesta, pero me suena extraño que haya mentalidades tan deformadas. Alguien dijo que Cataluña no necesitaba más policías sino más psiquiatras.

¿Y cuando oye hablar de España como un estado opresor?

Es esperpéntico que se atrevan a hablar de una España colonial, siendo Cataluña una de las zonas más ricas del país. Es el mundo al revés.

El domingo ironizó sobre el abuso del ‘Que viva España’ de Manolo Escobar como respuesta al independentismo. Más allá de la broma, ¿cree que ha habido una falta de relato desde el constitucionalismo español?

Total. Hay una miseria de contenido que sólo ha espabilado con las manifestaciones. Realmente no hay ningún mensaje. A mí Manolo Escobar me cae muy simpático, hasta es socio del Barça, pero la gente necesita un contenido ideológico, cultural e incluso artístico. Hay poetas y escritores aquí que han hecho glosas muy importantes de España. No puede ser que sólo sea el ‘Que viva España’ y salir con la bandera.

¿Le preocupa que haya un auge de la extrema derecha en España?

Hay una activación de algunos sectores pero espero que sean minoritarios. Yo en ningún balcón he visto la bandera con la gallina.

¿Cuál es la solución a este conflicto?

Aquí está el problema. Yo compro la solución a quien me la venda. Es complicado, pero las elecciones del 21 pueden marcar un cierto camino, rebajar la tensión, reducir la angustia y la pena y empezar a reconstruir la realidad y la convivencia.

http://www.elmundo.es/cataluna/2017/10/31/59f77ff622601db03f8b45bb.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s