Gracias “oribable” Puigdemont. Usted ha levantado el espíritu Patrio adormecido por 40 años de gris partitocracia. Usted ha rescatado de sus cenizas un alma hispana y mortecina.

Sino, vea cómo fueron despedidos los Guardias Civiles que desfilaron en Madrid el día de las Fuerzas Armadas.