Ya no hay marcha atrás. Se acabó el miedo. Se acabó la intolerancia supremacista del nacionalismo. En Villas como Mataró, feudos nacionalistas, se despiertan con que la gente sale sale a la calle con sus banderas españolas y sin complejos.