Increíble pero verdad: informa el saqueo catalán.

La inteligencia de los separatistas y especialmente del líder de la policía catalana, Josep Lluis Trapero, no tiene límites. Después de tener que declarar en calidad de investigado por un delito de sedición, el servicio de grúa de Madrid, que depende de la Guardia Urbana, ha tenido que llevarse su coche por estar aparcado en una plaza prohibida destinada a la carga y descarga.

Al comunicar la incidencia e informar de la matrícula, comprobaron que se trataba de un vehículo oficial de la Generalidad catalana. Un funcionario del Gobierno autonómico se encargaba de recuperar el coche, previo pago de los 300 euros correspondientes.