santi

El conseller de Empresa, Santi Vila, en una entrevista en El món a RAC1 ha pedido un “alto el fuego” y ha advertido que “las prisas pueden estropear el sueño”. “Tenemos a medio país que no da reconocimiento a todo este proceso”.

Ya avanzamos que Santi Vila será el hombre clave en esta última fase del proceso y la del inicio de la siguiente etapa interminable. Que esté de consejero de Economía no tienen ningún sentido, pues no tiene ni idea. Él es el único “moderado” que ha quedado en el govern golpista.

En toda batalla hay que guardar una cara amable que lleve la bandera blanca de la rendición y negociación. Y todos sabemos que pase lo que pase acabará habiendo negociación, sea bajo mano, sea bajo mano (porque transparencia no habrá mucha).

Como vendrán elecciones y Puigdemont ya declaró que en seis meses estaría de vacaciones, el PDeCAT, queda desarbolado y sin líder natural. El protagonismo que adquiera en los próximos días Santi Vila -el único que ha dicho que es independentista pero se siente español- podría salvar los restos del naufragio convergente. Para no desaparecer al PDeCAT sólo le queda intenar recuperar los votos de las viejecitas convergentes que después de Misa iban a votar a Pujol. Y un guaperas como Santi Vila, aún puede levantar emociones, aunque no sea hetero.

santi2.jpg