logo

MANIFIESTO SOMATEMPS, MARCHA SOBRE EL PARLAMENT DE CATALUÑA

Barcelona 8 de octubre de 2017

 

TENIM SENY, TENIM RAUXA!

(¡Tenemos sentido común, tenemos furia!)

 

España llora porque Cataluña se quiebra y con ella toda la Patria se estremece.

¡Cuántas veces la tierra de nuestros antepasados se ha visto arrastrada al borde del abismo por doctrinarios que odiaban sus raíces y su auténtico ser! Bajo excusa de modernización han querido durante siglos asesinar el alma hispana que insufló la vida a las Españas y llevó la Civilización a medio Orbe.

Los enemigos de esa España que se resiste a morir se han bautizado con los más pretenciosos apelativos: ilustrados, afrancesados, modernistas, liberales de todos los colores y formas, moderantistas, demócrata-cristianos, conservadores, burgueses, nacionalistas, regeneracionistas, salvapatrias, socialistas o comunistas, anarquistas o revolucionarios. Todos estos, aunque tras máscaras diferentes aparentemente contradictorias, son siempre los mismos enemigos de la España que alumbró y asombró al Mundo entero. Odiándose a sí mismos por renegar de sus raíces, no podían menos que despreciar su Madre Patria. “Modernizar” España para ellos siempre ha significado arrancar el tronco de las raíces y secar los frutos de sus grandiosas ramas. Esperando que liberada de sus raíces, ella podría ser libre. ¡Cuánta ingenuidad o maldad!

Y … ¡Cuántas veces sólo unos pocos se levantaron contra ese proyecto para romper los lazos presentes con siglos y siglos de fidelidad a unos principios; con generaciones y generaciones que encontraron su dignidad –aunque fuera en la pobreza y la austeridad- en las aguas de la Tradición! Sólo la Tradición nos concede la sabiduría del pueblo sencillo, su dignidad y honradez; su sentir y su sentido a la par que su destino.

Cuando los “modernizadores” de España arrebataron al pueblo sencillo el sentido común (el SENY) … entonces la vida pública pasó a ser dominada por la demagogia. Cuando queriendo imitar a Europa y sus Estados jacobinos se eliminaron los cuerpos sociales intermedios y se acorraló la institución familiar, entonces desapareció el sentido de comunidad o comunión vital, siendo sustituida por el individualismo liberal. Desaparecida casi totalmente la Patria y sustituida por un Estado burocrático o nación administrativa, España no podía menos que agonizar y morir, lenta pero inexorablemente.

Un cuerpo no se muere porque se disgrega, sino que se disgrega porque antes ya ha muerto. Que nadie se confunda, el nacionalismo no es la antiespaña, sino el efecto de doctrinas, actitudes, absolutización del relativismo, legislaciones deificadas y partitocracias asesinas de la sociedad, que son la causa verdadera del disgregador nacionalismo. Éste es su mera consecuencia lógica.

Si no se entiende esto, no habremos entendido nada. Y la historia volverá a repetirse. Cualquier viejo campesino de los viejos tiempos sabía que al mal se le ataca en sus raíces no en sus efectos. Este “seny” es el que ilumina a SOMATEMPS. Porque nosotros NUNCA HEMOS PERDIDO EL SENY y por eso no necesitamos recuperarlo. Nuestro deber es custodiarlo y transmitirlo, para evitar que una vez más, en nombre del SENY se instale la demagogia de los que creen que las leyes crean y salvan Patrias. Son las almas de las Patrias las que buscan concreciones materiales en sus costumbres, normas y leyes que se adecuen a su ser y naturaleza histórica, nunca al revés.

Los que creen que una acción contundente o por el contrario dialogante, del Estado en Cataluña, salvará España, se equivocan. En primer lugar porque el problema no es Cataluña, sino los que han permitido desde los gobiernos centrales que Cataluña en lugar de ser una hermana de Las Españas, fuera meramente una moneda de cambio para mezquinos intereses cortoplacistas ya partitocráticos. Los que nos han envenenado el alma, ahora quieren presentarse como los médicos de los cuerpos. Nos quieren convencer subterfugiamente que toda nuestra lucha es para restaurar un Estado de Bienestar materialista y hedonista, sin más principio que el relativismo, al que llaman “valores”. Y cuando vemos que la lucha contra el nacionalismo es la excusa para salvar la fuente de tantos males, nos entra la “Rauxa”, la furia.

Como tantas generaciones de catalanes, especialmente desde la Guerra de la Independencia, nunca hemos perdido la Rauxa. Somos indómitos porque amamos la verdad de las cosas, porque no aceptamos que el nacionalismo tome el nombre de Cataluña en vano, ni que los partidos políticos hagan lo mismo con el nombre de España. Y como somos indómitos, nadie nos puede comprar ni callar. Y como nadie nos puede amordazar gritamos con furia, con Rauxa. Porque esta furia no es un apasionamiento irracional y sinsentido o resentido. Nuestra Rauxa es una ira ordenada por la justicia, hacia aquellos que creen que con los pueblos se puede jugar como si fueran marionetas. Nuestra Rauxa es contra los que en nombre de la democracia ocultan una oligarquía y sus nefandos intereses que han hundido a millones de personas en la indignidad. Nuestra Rauxa es contra aquellos salvapatrias que sólo buscan la subvención y la ubre del Estado.

Queremos transmitir ese SENY que nunca se perdió y esa RAUXA que nos quieren apagar los que hablan de salvar España aunque nunca la han sentido latir en su corazón; porque simplemente no tiene corazón sino piedras agostadas por su egoísmo. Nuestra Rauxa es para con esos que nos piden que nos quedemos en casa, que sólo ellos “saben” de estrategias y política; esos que se jactan de ser puros y democráticos, pero que están infectados de podredumbre y corrupción y que en sus propios partidos imponen la tiranía sobre sus militantes; esos que se dicen ser modernos y ponen la salvación de España en un “experto” de marketing.

Nuestra Rauxa es para con el secesionismo, pero también para con lo que después pactarán con el sedicioso separatismo, porque no dejan de ser hermanos de sangre. Prefieren convivir con ellos que soportar nuestra existencia. Porque a nosotros no nos avalan ni los presupuestos del Estado, ni el Ibex35, ni las entidades financieras ni las oligarquías de las viejas y decadentes familias que han gobernado España durante una centuria, fuera en Dictadura, fuera en Democracia, fuera en República, fuera en Monarquía.

A nosotros nos avala el amor sincero y desprendido a la Cataluña hispana y la España Entera, a la Hispanidad, a nuestros antepasados, a sus principios y virtudes, a su generosidad y entrega. De ellos queremos aprender. No queremos ningún premio, ningún reconocimiento, ninguna imagen en un telediario que tienes que pagar vendiendo el alma. Nuestra recompensa, cuando todo esto pase, será la paz de espíritu del que ha cumplido con su deber. Tras la gesta extraordinaria, nos retiraremos a nuestras casas y trabajos y buscaremos cumplir con nuestras obligaciones ordinarias.

Pero sabemos que los enemigos de España volverán. Por eso, en nuestros caseríos y masías siempre tendremos apunto el SENY y la RAUXA. Y unos pocos, volverán a salvar a muchos.

 

VISCA SEMPRE LA CATALUNYA HISPANA!

MORI EL MAL GOVERN!

8 de Octubre ante el sedicioso Parlamento regional de Cataluña.

 

gráfico 10 copia 2.jpg