Bolsa_983011749_5049907_1020x574.jpg

Los acontecimientos en torno al desafío secesionista en Cataluña tuvieron su fiel reflejo en Bolsa justo el día de después de la convulsa celebración del referéndum ilegal. El castigo de los inversores se focalizó en las compañías que tienen su sede en esta comunidad autónoma, que protagonizaron buena parte de los mayores descensos que contempló este lunes el parqué. En total, las pérdidas registradas en la sesión por empresas catalanas superaron los 2.000 millones de euros.

Los de las CUP deben estar emocionados, están liquidando el capitalismo burgués. Pronto veremos el Club de Polo convertido en un inmenso pipi-can.