Que el nacionalismo se desinfla, lo sabe hasta papa Nöel. Pero basta recorrer una de las principales calles de Barcelona, la calle Aragón, para darse cuenta que las estelas prácticamente están desapareciendo de la ciudad Condal.