Hoy, sin miedo, con ganas de gritar libertad, cientos y cientos de catalanes nos hemos plantado ante la sede de la subvencionada ANC, promotora del referendum ilegal, y mano oscura del gobierno separatista.

La respuesta ciudadana ha sido impresionante. Nosotros sí que podemos gritar: “No tinc por”. NO nos impodréis vuestro totalitarismo etnicista y político. Nadie nos enseñará qué significa ser catalanes y españoles.