11s-corpus-sang

En todas las sociedades hay disensos, conflictos, roces y cosmovisiones variadas. Aún así, el propio bien común que supone la unidad comunitaria, sobrelleva normalmente las diferencias sin causar desgarros irremediables. La historia es maestra de los destinos de las sociedades fracturadas que siempre han comportado amarguras incluso multiseculares.

No es la primera vez en la historia que Cataluña se ha fracturado y ha caído en Guerras civiles. Desde la Guerra de las Remensas hasta la última Guerra Civil del 36 (que en Cataluña fue una Guerra civil interna, donde los católicos fueron masacrados), pasando por la Guerra del Segadors, la división entre austracistas y felipistas o las propias guerras carlistas, el pueblo catalán ha experimentado el dolor y la desgracia de una fractura social.

Sin embargo, la historia parece haber sido mala maestra, y nuevamente se ha iniciado el camino hacia un desgarro interior seguir leyendo.

 

(publicado en Navarraconfidencial)