colau-puigdemont.jpg

Ada Colau ha publicado en Twitter que “cumplimos nuestro compromiso: en Barcelona el #1oct se podrá participar sin poner en riesgo institución ni servidores públicos“.
No nos extraña que haya cambiado pues en esto consiste las democracias: no hay más verdad que la conquista de popularidad que se traduzca en votos.

De momento, ni Ayuntamiento ni Generalitat ni Ayuntamiento han dado detalles sobre cómo piensan llevar a cabo la votación del 1-O, para evitar que la acción de la justicia pueda impedirla.

Por otro lado, el secretario del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Cases, ha dictaminado que el consistorio barcelonés no tiene que ceder los locales municipales para la celebración del referéndum. Casas considera que la cesión de los espacios municipales incumpliría la suspensión del Tribunal Constitucional y recomienda no colaborar con la organización del 1-O porque podría afrontar consecuencias penales.