govern.jpeg

Desde la reestructuración del Govern a principios del mes de julio con la destitución del conseller de Empresa, Jordi Baiget, por haber dudado de la viabilidad del referéndum. Desde entonces el goteo de ceses y dimisiones en el ejecutivo de Carles Puigdemont han superado la veintena. La última se ha producido cuando el Govern ha cesado al presidente del Consorcio de Educación de Barcelona, Lluís Baulenas, en plena búsqueda de locales en la capital catalana para que sean puntos de votación en el referéndum del 1 de octubre.

Tras la destitución de Baiget, cayeron Jordi Jané como titular de Interior; Neus Munté, de Presidència; Meritxell Ruiz, de Ensenyament y Joan Vidal, secretario de la Generalitat. Las más significativas dimisión fue la del director de los Mossos d’Esquadra, Albert Batlle. También dejó su cargo dentro del organigrama del departamento de Interior, el director del servicio de emergencias 112, Frederic Aran.

Con el cambio de titular en la conselleria y tras la entrada de Clara Ponsatí. Este verano,  presentó su dimisión la secretaria general del departamento, María Jesús Mier, y también el secretario de Polítiques Educatives, Antoni Llobet. A principios del mes agosto, cesaron el director general de Atenció a la Família y Comunitat Educativa, Jordi Miró, sustituido por Martí Barberà, y la directora general de ESO y Batxillerat, Montserrat Llobet, relevada por Rosa Maria Artigal.

En la conselleria de Afers Exteriors, dirigida por Raül Romeva, ha dimitido la subdirectora general de Coordinació i Gestió de Programes, Pilar Pérez Ordoño. En Cultura cesó el número dos del departamento, Xavier Gibert como secretario general de Cultura,  y Juan Antonio Gallo ha dejado su cargo en el Tribunal de Contratos del sector público.

Y lo que queda …