Cartel del acto organizado por Poble Lliure, entidad integrada en la CUP

Y no es broma. Una vez se consiguiera la independencia, el siguiente paso sería anexionar -como el que no quiere la cosa, el Aragón Oriental. Sí, El Reino de Valencia y Baleares es poco pueblo liberado. Hace falta más. Pues a por los maños.

Poble LLiure, el sector más radical de la CUP, ese en el que los militantes se huelen los sobacos y no compran compresas, organizaron todo un acto para diseñar cómo agenciarse 4.000 kms cuadrados de la llamada “Franja de Ponent”, que comprenderían las siguientes comarcas: Ribagorza, La Litera y Bajo Cinca, de la provincia de Huesca; y la comarca del Matarraña.

El acto se celebró el viernes pasado y lo presentó Marcel Pena, cuyo apellido da ídem. No fuimos, evidentemente pero nos quedamos con una pregunta para formular: ¿Les dejarán hacer un referéndum de adhesión, o eso será inconstitucional en la nueva República Catalana?