erc2

 

¡Qué tiempos aquellos! llovían los millones de la Generalitat. Se financiaba desde su guvern la edición en catalán de El Periódico. Todo iba como la seda. Había pasta y todos salían ganando. El Periódico de Cataluña hacía una labor inconmensurable para acercar el voto inmigrante del PSC a las tesis nacionalistas.

Pero un día las tornan cambian y los viejos amigos se convierten en encarnizados enemigos. El separatismo no perdona que se haya atacado al icono de los Mossos: el Mayor Trapero (Con mayúsculas), sino sonaría: el mayor trapero).

El separatismo se ha movilizado para dar de baja todas las suscripciones que tenían sus ayuntamientos y conseguir así ahogar al medio que tanto les ayudó antaño. Entre ellos se apañen.

per1.jpg

Cuando el periódico le hacía la ola al separatismo