alfred-bosch.jpg

La tomadura de pelo de los politicastros separatistas es de traca. Ni siquiera dejarían el Congreso en una supuesta ruptura con España. No llegará nunca, pero el sólo decirlo desvela su catadura y su caradura. Seguir chupando del bote del Estado del que te acabas de independizar.

La ilegal ley de Transitoriedad da por hecho que el futuro Estado seguirá en el euro y la Unión Europea, la asimilación de funcionarios, la doble nacionalidad y una supuesta expulsión del Ejército español. Pero no se explica cómo se hará. En este choque de legitimidades está en el aire la condición de los diputados de ERC y el PDeCAT en el Congreso de los Diputados.

En ERC admiten que no hay una hoja de ruta clara. Joan Tardá reconocía que es una situación compleja “porque no se ha hecho nunca”. Pero dejaba claro que la intención de ERC no era abandonar sus nueve escaños de forma inmediata, sino esperar instrucciones del Govern. Gabriel Rufián, como ya ha dicho en alguna ocasión, explica que la imagen de los diputados de ERC dejando el hemiciclo sería “muy potente”. Pero no lo harán.