urnas.png

La Generalitat, con Artur Mas al frente, obligó no hace tanto a los Mossos a retirar urnas de la calle.

Ocurrió en la pseudoconsulta organizada el 25 de mayo de 2014 por varias plataformas sociales y vecinales. Fue una consulta ilegalizada por el Tribunal Supremo. Se trataba de un “referendum” contra las políticas económicas de CiU. Aquella jornada los Mossos retiraron las urnas ilegales e impusieron infracciones por la colocación de las mesas electorales.

Los Mossos d’Esquadra suscribieron aquel 25-M un total de 146 actas administrativas en diferentes puntos de Cataluña por la instalación de urnas. El entonces consejero de Interior, Ramon Espadaler (Unió Democrática), explicó entonces que fueron identificaron 500 responsables de las mesas y se denunciaron a los representantes de 9 mesas por desobediencia, ya que se resistieron a acatar la prohibición.

¿Entonces?