Mientras España se tambalea desguarnecida por la inacción del gobierno ante el desafío separatista, Reino Unido y Gibraltar se aprestan a presionar a la diplomacia española para que ceda sobre el estatus del Peñón en el Brexit.
Mañana el Parlamento británico escenificará un espectáculo de apoyo al referéndum catalán, el domingo representantes de ERC y PDCAT serán invitados de honor de Picardo en el «día del referéndum ilegal» de 1967, y por estos días se espera la presencia en el peñón de un destructor de la Royal Navy.
¿Responderá alguien, o seguimos con la «mesura y prudencia»?
image2.JPG