img_11428.png

Distrito de La Chapelle

 

“Las mujeres, una especie en peligro de extinción en el corazón de París”. Bajo este título, un grupo de mujeres del distrito de La Chapelle de París, ha lanzado una petición, dirigida al presidente de la República, Emmanuel Macron, a través de la que solicitan poder vivir, trabajar y disfrutar en los espacios públicos de su ciudad sin miedo y en libertad.

Este colectivo femenino, que hasta el momento no ha recibido el apoyo de ninguna de las organizaciones de extrema izquierda, explica que en las calles de estos barrios parisinos se insulta a las féminas “en todos los idiomas”. “Nos llaman perras y putas, nos dicen que nos van a joder”, y en las calles nos encontramos “rodeadas de alcoholismo, de escupitajos, de basura por todas las partes y de un fuerte olor a orina”.

En nuestros barrios, prosiguen las denunciantes, en el Boulevard La Chapelle, en la Rue Pajol o en la estación de metro de la Rue Girard, “las mujeres nos tenemos que esconder en nuestras casas, solamente los hombres entran en los cafés y ninguno de nuestros niños juega en las plazas. Sabemos perfectamente que ni nosotras ni nuestros hijos somos deseadas”.

El barrio parisino de La Chapelle, que cuenta con una de las poblaciones musulmanas más elevadas de París, ha dejado de ser apto para las mujeres y, por ello, éstas instan a la policía y a la fiscalía para que hagan cumplir las leyes y los reglamentos. “Solamente podemos decir SOS La Chapelle”.

Fuente: La tribuna del País Vasco