Captura 1.png

Puigdemont da un salto más del vacío al vacío. Según un tuit suyo, primero, cree que el Estado español le tiene miedo. y Segundo cree que la “gente” está con él.

Lo malo del independentismo es que es como una droga que te va matando las neuronas sin que te des cuenta. Luego entras en fase alucinógena y al final te la pegas.

Puigdemont3