mesa.jpg

El secretario general del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Josep Ginesta ha afirmado que una Catalunya independiente tendría una fantástico código de trabajo con el que todos los trabajadores ganarían sus derechos perdidos (¿volveríamos a Fuero del Trabajador franquista?).

Lo primero que ocurriría milagrosamente, tras la independencia, el salario mínimo interprofesional subiría hasta los 1.000 euros. ¡Qué cosas! ¡Qué maravilla! ¡Qué Catadisney!