panc

Miren ustedes, no soy partidario de Felipe VI ni de esta monarquía liberal, ni de Rajoy, ni de la casta de miserables políticos que retroalimentan esta democracia.

Pero siendo profunda vergüenza como catalán que -por odio a España, y no hay otra explicación- se hayan lanzado en la manifestación contra los portadores de esta pancarta agrediéndolos.

Esto tampoco lo veremos en las televisiones del sistema. Hoy, puedo afirmar, Cataluña ha sacado lo peor de sí misma, para intentar aplastar a lo mejor de sí misma.

Bravos por los valientes.