mossos-3-696x440.jpg

Una familia que acababa de pasar la tarde en la cala Jóncols, vio como un hombre de origen marroquí los amenazó con una cuchillo, les hizo destrozos en el coche después de gritar ‘Alá es grande’.

Los Mossos d’Esquadra de la localidad cercana de Rosas, detuvieron al hombre después de que la familia denunciara los hechos.

Fue sobre las seis y media de la tarde cuando la familia se iba de la cala Jóncols se encontró con el hombre gritando ‘Alá es grande’ cuando iba hacia el aparcamiento donde tenía el su vehículo, en un área forestal. El padre de familia no dudó en recriminarle su grito y lejos de calmarle los ánimos, provocó que el marroquí impidiera que se fueran.

Cuando lograron meterse en el coche y poner rumbo hacia Rosas, la familia vio como la persona que antes les había incriminado los estaba siguiendo. Intentaron evitarlo e incluso se escondieron, pero el agresor los consiguió encontrar. Fue a partir de ahí, según el denunciante, cuando comenzó a exhibir un cuchillo y los amenazó.

El marroquí, de 32 años, intentó rajar las ruedas mientras amenazaba a toda la familia y gritaba al padre diciéndole que saliera. También lanzó piedras contra el coche, provocando diferentes daños en el mismo.

Tras conseguir escapar, acudieron a la comisaria de los Mossos de Roses para denunciar los hechos y explicar lo que había sucedido.