Parece increíble, pero los bots, o robots informáticos para llenar las redes de mensajes falsos, siguen funcionando.

Ya dimos noticia, que de repente las redes se llenaron de tuits de personas contando la misma historia: un taxista marroquí leas había recogido el día del atentado. El texto era exactamente el mismo en centenares de perfiles inventados.

Ahora han continuado la campaña con esta entristecedora historia de una magrebí dependienta que está humillada por las miradas de los demás.

musl.jpg