musulmanes-560_560x280.jpg

Ocurrió tres semanas antes de los atentados. El Parlamento regional de Cataluña -siempre astuto- estaba debatiendo sobre la islamofobia, y no sobre el peligro islamista.

A la hora de decidir qué medidas tomar contra los islamófobos (léase lo que ven en la islamización un peligro), la CUP tuvo una idea genial.

Propuso que se eliminara de los colegios el Protocolo de detección de radicalización islámica. Este protocolo tiene varias dimensiones de análisis como variaciones en el rendimiento escolar, cambio de actitudes, o vestimenta, etc…

Por fin, esta propuesta no se incorporó en la moción. Pero la que sí salió, aprobados por, todos los grupos menos por el PP, incorporaba medidas como:

-Medidas legales para facilitar la incardinación de mezquitas en suelo catalán.

-Protocolos para que los Mossos no usen perfiles étnicos y religioso en sus tareas de patrullaje y seguridad ciudadana.

-Prohibir que se use el término “terrorismo integrista”.

Todo unos linces, nuestros parlamentarios.