Tras sus negativas a asistir a la manifestación de este sábado, su ambiguo comunicado contra los atentados y mil causas más, nos imaginamos, la gente ya empieza a estar de la CUP.

Una prueba de ellos es que sus sede ha sido pintada, aunque la verdad, con los graffitis que tiene la entrada, parece el Bronx.

222.jpg

111.jpg