is.jpg

 

Israel ha rechazado la petición de varias organizaciones locales de otorgar el derecho de adopción a parejas del mismo sexo. El Gobierno israelí justificó la imposibilidad de cambiar la ley nacional debido a que formar parte de una familia homoafectiva impondría una “carga adicional” en el niño adoptado.

El Centro de Acción Religiosa de Israel y la Asociación de Padres Gais del país habían solicitado al Gobierno el derecho de adopción por parte de parejas de hecho y de parejas del mismo sexo. La actual ley israelí permite solo a las familias tradicionales casadas adoptar niños, informó Mako.

El medio informó, además, que la Oficina del Bienestar Infantil de Israel ha recomendado no modificar la ley. Se amparan en el hecho de que “la propia adopción es una experiencia dura de por sí para los niños, de manera que es deseable en la medida de lo posible protegerlos de la carga adicional impuesta por una construcción familiar todavía poco común en la sociedad israelí”.

Por cierto, ningún medio se atreve a meterse con Israel por este motivo.