aport

La campaña de TV3 contra la junta directiva del FC Barcelona se sitúa en el marco del desesperado intento de las fuerzas laportistas, cruyffistas y guardiolistas para tomar el club, al asalto si hace falta y estratégicamente a tiempo de utilizar el Barça a favor del independentismo en el referéndum del próximo 1 de octubre.

Carles Puigdemont, amigo personal de Joan Laporta, planea utilizar la tensión generada por la celebración del referéndum para estrechar el cerco contra Josep Maria Bartomeu y su junta. La jugada consiste en solicitar al FC Barcelona la cesión de sus instalaciones para ubicar uno de los principales centros de votación el 1-O, es decir, poner la junta en una tesitura institucional de riesgo extremo.

Si consiguieran los secesionistas que el Estado represaliara al Barça por uso indebido para el referendum, obtendrían la atención internacional que de otra manera es incapaz de atraer.

TV3 tiene su artillería preparada para cuando llegue el momento para rematar la actual operación periodística emprendida contra Bartomeu. El objetivo es desgastar al presidente Josep Maria Bartomeu durante estos meses de verano y, si todo va como está planeado, provocar una ruptura interna que dé paso a unas elecciones.