Los soldados españoles de misión en Irak han querido rendir homenaje a una de las fiestas más nuestras: los encierros de San Fermín. Pero han tenido que tirar de ingenio para poder celebrarlo como Dios manda.