Increíble pero cierto. Da igual, se sienten impunes. Nada les detiene y está todo a su favor. De ahí el descaro y atrevimiento  de semejantes comportamientos públicos. Ya se han hecho con el supremacismo moral (como los nacionalistas) y nadie les puede toser.