puigdemont-junqueras-efe (1).jpg

Puigdemont no da miedo a España, pero sí a los catalanes y a varios miembros importantes de su partido y más tras el cese de Baiget. Se encuentra sólo. ¿Sucederá lo mismo que con Pedro Sánchez?

El Pdecat vive sus días más complicados, tras la decisión del presidente Carles Puigdemont de cesar al consejero de Empresa, Jordi Baiget. Una de las dirigentes más queridas en el partido, con ascendencia y con liderazgo, Mercè Conesa, se ha unido a las críticas formuladas por Marta Pascal y Francesc Homs. Conesa, presidenta del consejo nacional del PDecat y presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de Sant Cugat, ha asegurado que Baiget no ha expresado opiniones diferentes que “no se hayan planteado muchas personas”.

Es decir, el debate en el seno del PDecat es intenso sobre qué futuro le espera, al partido y a Cataluña, con dudas sobre el día después, sobre una posible derrota en toda regla, cuando el Gobierno central ponga todos sus medios legales para impedir un referéndum que se sabe que se salta la legalidad.

Conesa, en unas manifestaciones al medio digital Tot Sant Cugat, ha ido más allá, al realizar una reflexión de fondo que el soberanismo, en su conjunto, ha decidido no plantearse para no afrontar la realidad. “Quien tenga la certeza total de dónde llegaremos, pues le aplaudiré, pero no sabemos dónde llegaremos. ¿Qué haremos todo lo posible? No tengo ningún tipo de duda, lo haremos todo cada uno desde su lugar, desde su responsabilidad, pero evidentemente podemos llegar a un callejón sin salida y a un choque de trenes”, ha sentenciado.