cup.JPG

El nuevo Frente popular continúa con sus amenazas, que van siendo algo cada vez más habitual. Además, tienen el cinismo de decir que es porque no se está usando para fines religiosos (se nota que no van mucho a la Catedral) Y también dicen que ha sido promotora de la opresión al pobre por parte de los poderosos (hay que ser ignorantes hasta el infinito). Excusas baratas. Quieren desacralizar la sociedad. ¿Les parará alguien los pies?

La CUP de Barcelona pide al distrito de Ciutat Vella la expropiación “forzosa” de la Catedral. La propuesta consiste en crear en su interior una escuela de artes escénicas y otra de música de propiedad municipal y un economato para repartir bienes de primera necesidad.

No se pierdan el argumento del cupaire Joan Suqué Puig-Serra, propio de alguien que ha perdido el sentido de la realidad:  “debido de al desuso espiritual y religioso original para el que estaba destinado el templo y a la gentrificación y masificación turística, así como a la sobresaturación del espacio y de la vía pública que contribuye inequívocamente a expulsar y dificultar las actividades de vida diaria de los vecinos, creemos imperativo proceder a la socialización forzosa y urgente del conjunto arquitectónico, de interés público por su patrimonio histórico” y acusa a la Iglesia de estar “al servicio de monarquías y burguesías para perpetuar los procesos de colonización, saqueo, esclavitud, moralización y control del proletariado”.

Es fantástico, es como estar escuchando a un bolchevique de 1917 … esto es el progreso para la CUP, la vuelta al rancio pasado.