mili1.jpg

El populismo trasnochado de Carmena vuelve a gobernar por y para los suyos, mirando con lupa en una sola dirección y haciendo la vista gorda en la otra.

La unidad contra los delitos de odio de la Policía Municipal, bautizada Gestión de la Diversidad, ha trasladado a la Fiscalía de Madrid una docena de denuncias en sus primeros meses de funcionamiento. Dos de los casos delatados ante el Ministerio Público han sido en la feria de Militaria, celebrada los pasados días 6 y 7 de mayo en la capital, por «edulcorar o trivializar la idea del genocidio mediante libros que se vendían en varios de los stands», según la Policía Municipal.

Bajo el paraguas del coleccionismo militar y la recreación de batallas, en esta feria se vendían libros que promovían la discriminación racial y la xenofobia, según descubrieron los agentes. En su informe, acusan de los delitos de odio al promotor del evento por no controlar los artículos a la venta.

En esta feria militar, los agentes de la Policía Municipal también han expedientado a los promotores en aplicación de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (LEPAR) de la Comunidad de Madrid, que prohíbe los actos en los que se promueva el racismo y la xenofobia. Sólo por este hecho se podría multar con hasta 60.000 euros a los organizadores de esta feria militar, que se celebra dos veces al año en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo.