m2

Desde la semana pasada, ciudadanos catalanes se han comprometido a reunirse cada miércoles ante la Delegación de Gobierno en Barcelona. La intención es protestar por la inacción del Gobierno español ante el golpe de estado encubierto que pretende el nacionalismo.