Escondido en su búnquer en las cuevas de salitre de Collbató, en las entrañas de Montserrat. Puigdemont se agarra a su última oportunidad antes de ser derrotado por el infame ejército español: que alguien le consiga unas puñeteras urnas para votar.