El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta tarde, bajo el grito de “por España me atrevo”, unos trescientos catalanes se han reunido para realizar la primera protesta ante ERC. Y esta no será la última. Cataluña despierta. Los twuitts separatistas se han puesto nerviosos y han pretendido ridiculizar la concentración.

Pero el caso es que los trabajadores de ERC han tenido que salir por otra puerta. Pero eso es lo que menos les debe preocupar. Lo realmente preocupante para el separatismo, es que se ha iniciado un movimiento imparable. Nos da igual tres cientos que tres mil.  El separatismo -ni el gobierno central- esperaban que esta resistencia surgiera y que no la puedan controlar.