podemos

¿Pablo Iglesias ha visto la luz? No. Simplemente ha tenido que justificarse por qué su perro fiel, el gaditano Kichi, ha ofrendado la Medalla de Oro de la Ciudad a la Virgen del Rosario.  Los ateos y laicos de Podemos se han tirado de los pelos. A Pablo Iglesias casi le da un infarto y ha pedido explicaciones a Kichi.

Esta distinción había sido solicitada por la orden de los dominicos de Cádiz y ha contado con el respaldo de 6.000 firmas por parte de ciudadanos particulares, asociaciones de vecinos, cofradías y diferentes agrupaciones de la capital gaditana. El alcalde cutre de Cádiz se ha tenido que rendirse a las tradiciones y a la fe popular. No se puede gobernar contra los sentimientos del pueblo, eso lo sabe hasta el más tonto. Lo peor es que Pablo Iglesias, tras su campaña contra la Santa Misa en TV2, ahora ha tenido que justificar el acto piadoso religioso de Kichi.

En una entrevista al Diario de Cádiz, se ha sacado esta rocambolesca frase, digna de un sofista griego: “Yo creo que Kichi lo ha manejado de una manera muy laica en el sentido de que se trata una muestra de respeto a los sentimientos populares demostrando que hay que convivir con distintos pareceres y tradiciones. Los urbanitas de izquierda tenemos que aprender a respetar esas tradiciones tan arraigadas en el pueblo”.