cup-chavistas2-52172_17_479x295

Con el referéndum no se juega, de ahí el secretismo de las elites políticas separatistas, digno de la dictadura chapista. Los partidos secesionistas han dado la tajante orden de no informar sobre el ‘prucés’ ni a los cuadros de las formaciones que apoyan la independencia ni, mucho menos, a sus militantes. Así, el largo camino hacia la independencia queda en manos de unos pocos que no rinden cuentas a nadie, ni siquiera a sus colegas de formación. Y todo ello para que no haya filtraciones. “No le vamos a dar pistas al enemigo de por dónde vamos”, aseguran desde las filas independentistas a El Confidencial.

El pasado miércoles, en un acto a última hora de la tarde, el portavoz de la CUP, Quim Arrufat, acusó al Gobierno de Carles Puigdemont de no cumplir sus compromisos en el camino hacia el referéndum, esencialmente porque no ha convocado aún el referéndum y no tiene la pregunta a realizar en el mismo, pero también porque no ha formado un “comité de expertos internacionales para hacer el seguimiento jurídico” del ‘prucés’. Arrufat también reclamó la creación de un nuevo órgano de coordinación entre los partidos independentistas, al estilo de la propuesta lanzada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC).