tramabus_hori 

El ‘Tramabús’ de Podemos ha llegado a Catalunya con las efigies del primogénito del expresidente Jordi Pujol, Jordi Pujol Ferrusola; del expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, y de la infanta Cristina, con la leyenda ‘Invitados especiales’.

Indudablemente, es de agradecer que los miembros de la cultísima granja de Podemos, se hayan acordado de semejantes personajes. Todos merecedores de aparecer en ese autobús.

El problema no es ese. El verdadero problema es la doble vara de medir que tienen los ayuntamientos “del cambio” respecto al autobús el cual fue el primero en lanzar la idea. Nos referimos al autobús de Hazte Oír, el cual expresaba unos hechos irrefutables que no son políticamente correctos respecto al nuevo orden masón y gay imperante: LA FAMILIA ES COMO HA SIDO TODA LA VIDA, EL HOMBRE ES HOMBRE Y LA MUJER ES MUJER desde el origen de los tiempos.

Es escandaloso el nivel de represión y persecución que sufrió el citado autobús en Barcelona que contrasta con la laxitud y permisividad de la que ha gozado el autobús podemita. ¿Vamos a seguir permitiendo que los “valores” masónicos vayan transformando la sociedad tradicional hasta aniquilarla?