perdon

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, pedía en 2012 al Gobierno catalán presidido por Artur Mas que nombrara el ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, como delegado de la Generalitat en la Unión Europea.

Para la dirigente republicana, Pujol era la persona idónea para explicar en Europa la situación de “expolio fiscal” que sufre Cataluña.

Rovira dijo que Pujol “sería un excelente embajador porque lo conocen y lo reconocen”, añadiendo que “él no tiene problemas para denunciar la situación de expoliación fiscal que sufrimos y tiene muy claro que salida sólo hay una y es la independencia”.

Marta Rovira, cuando dejes la política no te dediques a la futurología.