Ocurrió en Holanda ante la Reina Beatriz. El Director de la Orquesta Nacional, antes de interpretar una obra de Mahler,  inició un discurso de apología sobre el Islam. Primero suenan unos ligeros aplausos. Mientras el discurso se va radicalizando, los miembros de la orquesta van abandonando el escenario. Finalmente el director es obligado a abandonar el lugar.