sor

Tras un nuevo desplante de los dirigentes catalanes a España, a Carles Puigdemont, no le quedará más remedio que volverse a encontrar con la vicepresidenta al Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, en una de las comidas del Open Banc Sabadell de tenis que se celebra esta semana en el Real Club de Tenis Barcelona.

El president y la vicepresidenta volverán a coincidir poco después de la polémica de la Diada. Saénz de Santamaría quiso presidir en Barcelona un acto para impulsar ante la Unesco la candidatura de la Diada de Sant Jordi como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Al Govern no le gustó la idea y envió a Oriol Junqueras, desplanté que provocó el enfado de la vicepresidenta del gobierno español.

Puigdemont afirmó que si se consigue el objetivo de situar el Sant Jordi como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad “no será gracias a los herederos políticos de aquellos que persiguieron la cultura catalana durante décadas”.