selva-42973

La indignación de un grupo de pacientes que esperaban el pasado domingo atención médica en las urgencias del Hospital de Blanes desembocó en la irrupción de algunos de ellos en una zona médica restringida y acabó con la intervención de agentes de los Mossos d’Esquadra, revela el Diari de Girona.

Según explica Michael Villanueva, una de las personas afectadas, “mi pareja tuvo que esperar más de cuatro horas tumbada en un banco de madera para poder ser atendida, mientras iban entrando jóvenes deportistas que eran colocados en literas y pasaban antes”. “Era un caos absoluto y la situación era realmente deplorable“, ya que durante estas horas solo habrían sido atendidas “dos o tres personas, aparte de los deportistas“.

“La gente se empezó a poner nerviosa, y con el paso de las horas, un grupo de personas se acabó sublevando y entraron dentro de las urgencias exigiendo hablar con un responsable del centro“, afirma el afectado. Es en este momento cuando el Hospital Comarcal avisó a los Mossos d’Esquadra para que intervinieran. Cuando llegaron, explica Villanueva, “vinieron y nos dijeron que dentro del centro no podíamos hacer fotos ni grabaciones sobre lo que estaba pasando”.